SAN EXPEDITO


Hoy quiero dedicar mi tiempo a San Expedito; debo confesar que no soporto tantas mentiras, hipocresía, trampas, complot, traiciones, es decir, no soporto más política, políticos y su entorno.

Deseo difundirles la vida de alguien que dedicó su vida a combatir la maldad del Ser Humano, y ayudar a quien mantiene una causa justa.

San Expedito Vivió en el imperio de Diocleciano a principio del siglo IV y se cuenta que era un comandante de una legión romana cuando recibió el llamado de Dios convirtiéndose al cristianismo.

Un hecho a destacar es que en su imagen aparece un cuervo que simboliza el mal, donde lo tienta diciendo “Cras Cras Cras” (en latín significa mañana), tratando de postergar o evitar su conversión al Cristianismo, esto provoca la reacción de San Expedito quien le responde aplastándolo con su pie derecho y exclamando Hodie Hodie Hodie (que en latín significa Hoy)

San Expedito es reconocido por resolver los problemas en formas urgente, también se lo conoce por interceder por jóvenes, los estudiantes, los procesos y juicios, la salud, la familia y los problemas laborales.

Se lo Recuerda todo 19 de abril debido a que en esa fecha, pero en año 303 D.C., el emperador Dioclesiano ordenó que lo sacrificara junto a sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.

Por sus características, es un Santo que atiende los casos en forma urgente, pero no para ser venerado, sino para en agradecimiento nos acerquemos a Dios sin demoras.

Para el que lo necesite esta es su oración:

Oración al Poderoso San Expedito

Mi San Expedito de las causas justas y urgentes, intercede por mi junto a Nuestro Señor Jesuscristo, para que venga en mi socorro en esta hora de aflicción y desesperanza. Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero. Tú que eres el Santo de los afligidos. Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, protégeme, ayúdame, otorgándome: fuerza, coraje y serenidad. ¡Atiende mi pedido!

(hacer el pedido).

Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia. Devuélveme la Paz y la tranquilidad. ¡Mi San Expedito! Estaré agradecido por el resto de mi vida y propagaré tu nombre a todos los que tienen Fe. Muchas Gracias.